Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Ciudades de Iberoamérica se pronuncian por fortalecer la economía local

Publicado el 08 Septiembre 2017
Screenshot_20170908-094312.jpg
Screenshot_20170908-094327.jpg

Boletín 161 -2017

Ciudad de México a 08 de septiembre de 2017

El IX Comité Sectorial de Desarrollo Económico de la Unión de Ciudades Capitales de Iberoamérica (UCCI) aseguró que se deben proseguir los esfuerzos por fortalecer el ámbito económico local, pues las ciudades son actores cruciales al representar el 70 por ciento del producto interno bruto de América Latina.

Tras reunirse por tres días, con el Gobierno de la Ciudad de México como anfitrión, los representantes de 16 ciudades de Iberoamérica y Brasil reafirmaron la voluntad de continuar y avanzar en el diálogo democrático y la construcción de alianzas para un desarrollo inclusivo, sostenible y equitativo.

Coincidieron en la necesidad de avanzar en la cooperación e integración regional, así como en las iniciativas conjuntas de sistematización y difusión del Desarrollo Económico Local y su papel para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Asimismo, manifestaron su apoyo a la propuesta de organizar un Encuentro Iberoamericano sobre Desarrollo Económico Local y Captación de Inversiones en el ámbito de la Vicepresidencia de Desarrollo Económico de la UCCI, que detenta el Gobierno de la Ciudad de México.

Aseguraron que el desarrollo económico debe servir para reducir la desigualdad social y económica; para la cohesión social; contra la delincuencia y la marginación; contra la corrupción; para el desarrollo tecnológico.

Los integrantes de la UCCI señalaron la necesidad de que la política de desarrollo económico reconozca la relevancia de las micro, pequeñas y medianas empresas, de los emprendedores, de las cooperativas y del segmento de la economía social y solidaria; la necesidad de mejorar la producción de alimentos para la soberanía alimentaria; el potente arrastre de las obras de infraestructura; esquemas novedosos de movilidad; la lucha contra el cambio climático, fomentando una transición energética hacia las energías limpias y la eficiencia energética; y el patrimonio cultural como basamento de las industrias creativas y el turismo.

Aseveraron que el empoderamiento de las mujeres y grupos vulnerables no son una carga, sino un motor para el desarrollo.

Además, dijeron, los avances sobre la economía del cuidado pueden proveer un impulso decidido al empleo, dada la nueva estructura demográfica de las ciudades.

Destacaron que la formalización del empleo fomenta mayor inversión y colabora con el crecimiento del crédito y del microcrédito, lo cual debe lograrse sin estigmatizar el trabajo informal y distinguiéndolo del ilegal.